ERITROFOBIA

El rubor excesivo y frecuente puede convertirse en un malestar condicionante en todos los ámbitos de la vida del sujeto, tanto en su entorno como en sus relaciones laborales y sociales. Es común creer que ese fenómeno se da por factores emotivos o por timidez, mientras que en realidad se trata de una reacción fisiológica que ocasione aumento de afluencia sanguínea hacia los capilares de la cara.

Por detrás del fenómeno del ruborizarse de forma excesiva y frecuente, hay una leve alteración de la estructura del nervio simpático, en particular del 2º ganglio, que provoca un aumento de la capacidad conductiva del tejido nervioso.

NUEVAS TERAPIAS PARA LA ERITROFOBIA

Hay varias soluciones que se pueden adaptar a cada caso, después de atenta evaluación médica: la psicoterapia, la terapia farmacológica, la cirugía.

La intervención quirúrgica está considerada por las actuales líneas directrices internacionales como la terapia más eficaz y correcta por el eritrofobia. En efecto se trata del clamping selectivo del tronco simpático en toracoscopia vídeo-asistida.

La técnica conlleva una ligera compresión del nervio simpático infra-torácico a través de la aplicación de clips en titanio. La actualización de las técnicas quirúrgicas hace que esta intervención sea mínimamente invasiva, segura, reversible y con notable porcentaje de éxito (por arriba del 96%).